Entradas

Mostrando entradas de 2015

Simbiosis mortal

Imagen
Simbiosis mortal

            Juan era un hombre rozando la tercera edad que gustaba mucho de los artículos  antiguos e iba con frecuencia a ferias y lugares en donde se vendieran objetos de rara procedencia. En muchas ocasiones compraba artilugios sin saber su origen o para qué servían; si era llamativo, lo compraba y lo relacionaba a algo que le resultara conocido aun sin estar ciento por ciento seguro de ello, pero una vez en su casa trataba de averiguar lo máximo que pudiera consultando sus libros o visitando distintos blogs a través de Internet. En una ocasión, Juan compró unos lentes, una especie de lupas gigantes que usaban los televisores antiguos para reflejar las imágenes. Al principio, los usaba como lentes de aumento para su cámara  fotográfica, y gracias a ello obtenía unos detalles únicos en sus fotografías. Luego, terminó uniéndose a su gran colección. Cada vez que llegaba a un lugar, barría de lado a lado con su mirada y como si tuviese un radar en vez de ojos; las cosas…

URÓBOROS

Imagen
Cuando pienso en URÓBOROS Logro deducir lo siguiente:
La inmortalidad empieza con la vida y termina cuando los seres a quienes despertamos algún tipo de emoción se olvidan de nosotros. Lo malo es que no podemos auto inmortalizarnos y lo bueno es que no depende de nosotros... El punto neutral de la inmortalidad es la vida, ya que a pesar de que nuestra trayectoria en la tierra haya sido buena o mala de igual forma nos recordaran.
En la iconografía alquímica el color verde se asocia con el principio mientras que el rojo simboliza la consumación del objetivo del Magnum Opus (la Gran Obra).

URÓBOROS significado.-  El uróboros simboliza el ciclo eterno de las cosas, también el esfuerzo eterno, la lucha eterna o bien el esfuerzo inútil, ya que el ciclo vuelve a comenzar a pesar de las acciones para impedirlo.

En la web se puede encontrar muchas páginas con historias y leyendas acerca de los ORÓBOROS aquí les comparto algunas:

-En un principio su uso más antiguo estaba en la emblemática serpiente …

Caramelo de anís para unos dulces sueños

Imagen
Caramelo de anís para unos dulces sueños
Tan solo tenía nueve años cuando, después de un largo día lleno de juegos, regresamos del parque con mi mamá y mi hermano mayor. Ya en casa, recuerdo que mis padres comentaban que en la noche asistirían a una fiesta con los vecinos, y como siempre, los niños no eran bienvenidos. Luego de que me obligaran a darme una ducha, me sentí muy cansado; mis juguetes de personajes los dejé en la bañera donde el agua ya estaba turbia por toda la tierra que traía encima. Desde el momento en que salí del baño mis recuerdos son más lentos; como en esas escenas en las películas, que pasan en cámara lenta. Mi mamá me sirvió una taza de Quaker bien caliente. Yo sabía que, al final, ella lo vaciaría a un vaso con bombilla para que me fuera derechito a la cama. Mi papá se acomodaba la camisa terminando de alistarse para ir al compromiso con los vecinos; al mismo tiempo, mi hermano se ajustaba los cordones de las zapatillas, de seguro para escaparse cuando ellos sa…

Un día de estos - Gabriel García Márquez

Imagen
En esta ocasión les comparto unos de mis relatos favoritos del gran Gabo.                                                           
Un día de estos                                                     Gabriel García Márquez
El lunes amaneció tibio y sin lluvia. Don Aurelio Escovar, dentista sin título y buen madrugador, abrió su gabinete a las seis. Sacó de la vidriera una dentadura postiza montada aún en el molde de yeso y puso sobre la mesa un puñado de instrumentos que ordenó de mayor a menor, como en una exposición. Llevaba una camisa a rayas, sin cuello, cerrada arriba con un botón dorado, y los pantalones sostenidos con cargadores elásticos. Era rígido, enjuto, con una mirada que raras veces correspondía a la situación, como la mirada de los sordos. Cuando tuvo las cosas dispuestas sobre la mesa rodó la fresa hacia el sillón de resortes y se sentó a pulir la dentadura postiza. Parecía no pensar en lo que hacía, pero trabajaba con obstinación, pedaleando en la fresa incluso cuand…

El juego de Katherine (PARTE 3 Y FINAL)

Imagen
       El juego de Katherine
                                                 (PARTE 3 Y FINAL)

Ese día, sábado por la mañana, tuvimos un gran desayuno. Katherine, aún con pijama. Ver su hermoso rostro y su brillante cabello me llenaban de energía y me daba la fuerza que necesitaba para afrontar todo lo que estuviera sucediendo. Al ver la oportunidad, le comentamos que deseábamos jugar con ella en su cuarto de juegos y que jugáramos a lo mismo que jugó con su prima Adriana; solo por un instante se quedó pensativa y dijo. -Está bien, pero deben obedecer a todo lo que yo les diga-, entre risas respondimos que sí, que ella era la reina en su cuarto. Primero, esperen aquí -dijo retirándose rápidamente a su habitación; luego de unos diez minutos salió para tomarnos de las manos para que entráramos junto a ella.  Al fijarnos, ya estaba todo en posición idéntico a como estaba detallado en la hoja que la especialista nos entregó. Pero aun así, nos hicimos los desentendidos y preguntamos a Katheri…

"El juego de Katherine" (PARTE 2)

Imagen
"El juego de Katherine" 
                                                                        (PARTE 2)

-Según Adriana, estaban armando una especie de filas o fortaleza como lo nombró tu hija, ya que el juego lo invento ella. Dijo que sería entretenido y que nunca había perdido. Consiste en situar varios juguetes en tres filas rectas, divididas entre un pequeño espacio. Cada juguete era una pieza de juego; más que nada, una defensa para que el otro jugador no llegara hasta ellas. -¿Otro jugador? ¿Te refieres a Adriana? -No, sé que sonará descabellado, pero fue entonces cuando Adriana perdió el control sobre su voluntad, ya que asegura que cuando repitieron ciertas palabras para iniciar el juego sintió un gran cansancio y una fuerte presión en el pecho; desde ahí todo se torna confuso en sus relatos, ya que asegura que, repentinamente, los juguetes situados en primera posición de cada fila iban desapareciendo uno por uno, supuestamente debido a  una pequeña sombra que se moví…

El juego de Katherine (Parte 1)

Imagen
El juego de Katherine (Parte 1)                 Mi pequeña hija Katherine siempre se entretenía sola en su cuarto de juego, entre peluches, muñecas, castillos de princesa y sillas de plástico. Nunca eran suficientes y cada cierto tiempo pedía más juguetes para su colección.                 En la escuela, siempre destacaba por su desempeño, respondía correctamente a todo lo que el profesor le preguntara en la clase, cosa que nos enorgullecía mucho a mi esposa Clara y a mí. Y como recompensa por cada buena nota que adquiría, íbamos a la tienda comercial a satisfacerla con sus demandas. Si no era un enorme peluche, era una muñeca de tamaño real o un gran castillo. Ver su cara de felicidad era la nuestra también y quizá la razón que no nos dejaba ver el error que cometíamos como padres al darle a todo lo que pedía. Camino a casa, no quitaba la mirada de su paquete en ningún momento. Al llegar, corría rápidamente para abrir la caja, la depositaba en el basurero del patio y después se encerrab…